In Blog, Ser Mujer

Acabo de volver de un curso de una semana con mi pareja (y con otras 24 parejas) sobre “hacer el amor”. Todavía no me acabo de creer que sea posible que a pesar de mis más de 40 años, de toda mi experiencia práctica sobre el tema  y de vivir en la era de la información, haya podido pasar toda la semana descubriendo cosas que antes ignoraba por completo…me parece interesante y bastante triste a la vez.

Y no, no es que haya aprendido nuevas posturas del Kamasutra ni técnicas para aguantar más, excitarme más o ser más sexy. Ha sido más bien todo lo contrario y por primera vez en mi vida me he dado el tiempo de pararme a pensar qué es lo que significa para mi “hacer el amor” y que es lo que realmente me llena y me hace feliz en ese acto.

No os puedo contar aquí todos los detalles, pero si hay algo de mi experiencia que quiero compartir:

Me he dado cuenta de que con el sexo me ha pasado lo mismo que con muchas otras áreas de mi vida. Es algo que simplemente he estado haciendo de la forma que la sociedad me ha enseñado, de la forma que he visto en las películas y de la forma que, de forma inconsciente, aprendí de mis padres y de mi entorno más cercano. Y es dentro de esa “caja”, de esa forma de pensar y de ver las cosas, donde me he movido durante toda mi vida mientras asumía que el sexo era lo que era y mientras ni tan siquiera se me ocurría pararme a pensar que tal vez podría ser otra cosa.

Al igual que en otras áreas, lo que me ayudó a empezar a salir de esa “caja mental” es cuando me atreví a ser más honesta conmigo misma y a ser más consciente de lo que realmente pasaba conmigo, dentro de mi, mientras hacia el amor. Ahí es cuando empecé a notar que realmente, si era honesta, no sentía mucho y que para mi el acto sexual era una obligación más que nada. Eso si, le intentaba sacar partido, pero aun así no dejaba de ser algo que no me acababa de llenar.

En el curso sobre hacer el amor he podido escuchar a muchas otras mujeres que se sentían de forma parecida: obligadas a practicar el sexo por miedo a que sus parejas las dejen, fingiendo de forma casi permanente para que él esté satisfecho, haciendo cosas y dejándose hacer cosas que realmente no son buenas para nuestros cuerpos de mujeres pero que pensamos que son “necesarias”, sintiéndose culpables porque igual tienen necesidades diferentes a las de los hombres, y en general muchas, muchas mujeres que no sienten que el “hacer el amor” sea un acto de AMOR que las acerca más a si mismas y a sus parejas y crea intimidad y amor entre ellos.

También he sido consciente por primera vez de la presión bajo la que viven muchos hombres en el tema de la sexualidad. Lo injusto que es que la mayoría de mujeres (yo incluida) les cedamos toda la responsabilidad sobre nuestro placer y satisfacción a la hora de hacer el amor esperando que ellos sepan exactamente como tienen que hacer todo a pesar de que muchas de nosotras no sabemos qué es lo que realmente queremos y, si lo sabemos, muchas veces no lo comunicamos.

Y lo que me llevo al final del curso son dos cosas importantes para mi:

  • he descubierto lo enriquecedor que puede ser tener un contacto físico con mi pareja que va mucho más allá de un intercambio puramente corporal y sexual sino que se extiende a un intercambio emocional y casi espiritual. Por primera vez he sentido como el AMOR (y no la pasión, las ganas, la sensualidad) estaba presente entre nosotros mientras hacíamos el amor y como eso realmente me ha conectado conmigo misma y con mi pareja en una intimidad que no habíamos vivido antes y que nos ha acercado profundamente.
  • Si quiero que hacer el amor sea un acto que me inspira, me llena, me hace sentir feliz y me acerca a mi pareja yo tengo que tomar la responsabilidad absoluta sobre mi cuerpo y mis emociones, estar presente, ser consciente de lo que realmente siento, y tener el valor de compartirlo con mi pareja. Y dejar de pensar que él me va a abandonar si yo dejo de hacer lo que pienso que él quiere de mi, mientras empiezo a pensar que él, a nivel profundo, está buscando lo mismo que yo busco: el ser amado y el poder amar.
Recent Posts

Leave a Comment

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

QUIERE A TU HIJO/ACONSEGUIR RELACIONES SANAS

Guía gratis para conocerte mejor como mujer

Para recibir mi guía gratis solo tienes que suscribirte a mi boletín :)

Nunca usaré tu email para enviar spam. Una vez te registres recibirás la guía en pdf automáticamente en tu email. Por favor si tarda en llegar debes revisar tu bandeja de spam.

Guía gratis para conocerte mejor como mujer

Para recibir mi guía gratis solo tienes que suscribirte a mi boletín :)

Nunca usaré tu email para enviar spam. Una vez te registres recibirás la guía en pdf automáticamente en tu email. Por favor si tarda en llegar debes revisar tu bandeja de spam.

Visit Us On FacebookVisit Us On LinkedinVisit Us On YoutubeVisit Us On Instagram