Trabajar para Vivir, no Vivir para Trabajar

27 julio 2021 | Emprendedoras, Herramientas, Trabajo

Pero, ¿eso es posible?


Esta pregunta me la hacía el otro día Elena, una de las muchas mujeres que acuden a mí porque no están satisfechas con su trabajo, bueno, mejor dicho, con su forma de trabajar. Y su pregunta me inspiró a compartir algo personal con vosotras.


Yo a ella le había invitado a que se atreviera a formular cómo deseaba trabajar y lo que salió al final fue que deseaba que su trabajo se adaptara a sus necesidades. Que su vida privada tuviera mucho más espacio y tiempo y que el trabajo encajara como una pequeña parte más. Ahora mismo, me decía, el trabajo lo ocupa todo y le deja solo algunos restos de tiempo y energía para las otras cosas importantes.


Pero nada más formular su deseo se paró por un momento y con toda seriedad me dijo: pero, Sonia, ¿eso es posible? ¡Porque yo no conozco a nadie que viva así!


Y yo sí que conozco a gente que vive así y sobre todo, ¡me conozco a mí!

Y también me conozco a mí viviendo como ella describe, estrujando mis necesidades personales, el tiempo con mi familia, con mis amigas/os, el tiempo de descanso en el poco espacio que me dejaba el trabajo. Pero eso fue en lo que se siente ahora como otra vida…


Al escucharla a ella me di cuenta de lo importante que es que yo me atreva más a compartir cómo vivo y trabajo ahora, porque puede servir de inspiración a otras mujeres. Y eso es lo que quiero compartir contigo para que veas que sí que es posible:


*Es posible trabajar sólo 4 o 5 horas al día e igual generar el dinero que necesitas.
*Es posible, como lo estoy haciendo yo ahora, tomarte 5 semanas para vivir en un lugar en la naturaleza y que el descanso y el disfrutar de la naturaleza sean tu prioridad, mientras vas integrando algunas horas de trabajo por aquí y por alla, según te conviene.
*Es posible tener tres días a la semana sin reuniones ni citas para así poder seguir tu propio ritmo de trabajo, despertarte sin despertador, desayunar tranquilamente y sentir cuándo te apetece hacer eso que deseas hacer.
*Es posible no trabajar cuando estás menstruando porque sientes que tu cuerpo te pide descansar.
*Es posible educar a tus clientes para que no esperen respuestas tuyas inmediatas ni que estés disponible todo el tiempo.
*Es posible que cuando algún ser cercano te necesita te tomes el tiempo para ayudarle y trabajar menos durante esos días.
*Es posible tomarte más de 8 semanas para ti al año, para hacer las formaciones que tú deseas, los viajes que te apetecen o simplemente, para no hacer nada y regenerarte.
*Es posible vivir sin estrés generado por el trabajo. Crear una cultura de trabajo en la que nunca hay prisas, presión ni objetivos imposibles de cumplir.
*Es posible sentir que haces algo de valor con tu trabajo, que ayudas y aportas, sin tenerte que dejar la piel en ello y cuidándote a ti.


Todo esto y mucho más es posible. Y es cierto que si trabajas para otra persona va a ser muy difícil, pero si trabajas como emprendedora por tu cuenta te aseguro que lo puedes conseguir.

Pero también te digo que el camino no va a ser fácil y que vas a tener que invertir mucho en trabajar tu mundo interior, tus creencias alrededor del trabajo, tu relación con el merecimiento y la confianza.


De verdad, querida, no escuches esa voz interior que te dice “eso son tonterías, Sonia está exagerando, seguro que es mentira”. O “igual a ella le funciona pero a mí jamás me podrá funcionar”. Todo eso son excusas.


Yo llevo más de 12 años trabajando como emprendedora y los primeros 5 me los pasé trabajando entre 10 y 12 horas al día, porque simplemente no podía concebir que fuera posible ser emprendedora y trabajar menos. Y es cierto que mi camino de transformación no ha sido fácil, ha habido muchas lágrimas, muchos miedos, una depresión, una crisis existencial y mucha, mucha, mucha ayuda exterior. Pero todo ha valido la alegría.

Si quieres saber más sobre cómo vivo yo mi emprendimiento y aprender a emprender en femenino, aquí tienes toda la información sobre mi Programa de Éxito para Mujeres Emprendedoras.


Lo quería compartir por si te sirve como inspiración querida. Para que nunca tires la toalla. Y me encantará leer las preguntas y dudas que te surjan.

También te puede interesar…

X